10 de julio de 2012

Descerebrados

La ausencia de cerebro causa estragos en la bestia humana. Por algún extraño motivo algunos descerebrados tienen especial predilección por ocupar su limitado stock de neuronas en torturar. La bestia humana es la única que tortura a sus semejantes y a otros animales. Y lo hace generalmente amparada en la fuerza del grupo, de la horda, de la manada. Entre gritos, por gusto, en un juego perverso, innecesario y sádico unos estúpidos vociferantes y semidesnudos han condenado a una vaca a morir ahogada en Denia. Otra vez la jauría humana haciendo de las suyas.

Ver vídeo


1 comentario:

Minosabe dijo...

Sí..., esa buena gente que después resulta que no tiene culpa de nada, en ningún ámbito, porque ya se sabe que la culpa siempre es de los otros, sean los políticos, los banqueros, las autonomías, los mercados, blablablá...